A sangre fría

timer 1min.

Capote llegó justo: cuando yo sospechaba que jamás sería un escritor, porque no me salía inventar. En cambio cuando redactaba para la pequeña revista de pueblo que habíamos fundado, ahí sí me salían bastante bien. Pero yo no quería ser periodista. Entonces cayó, como del cielo, esta crónica que en realidad es una novela, o al revés: no podés saber si es literatura o periodismo; se mezcla todo. Fue como si Capote me dijera, desde la entrelínea: «El formato no es tu novia, es el papá de tu novia, es tu suegro; vos te tenés que casar con la trama».